A Ibercaja no le importa la gente. ¡Justicia para la familia de Juanjo!

El paro masivo y los salarios a la baja entre los trabajadores, los subsidios y coberturas sociales de miseria, unido al cierre de una gran cantidad de pequeños negocios en los barrios, ha creado unas condiciones terribles para que grandes capas de la sociedad logren hacer frente a las hipotecas de sus viviendas. Desde el estallido de la crisis cientos de miles de personas han perdido sus hogares a manos de los bancos y cajas de ahorro en el Estado español. Según los informes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ ) desde 2007 se vienen produciendo más de 200 desahucios diarios. Extrapolado a cifras globales, supondrá que desde 2007 al actual 2011 se han producido en el Estado español más de 500.000 ejecuciones hipotecarias -desahucios-.Nuestra ciudad no es una excepción. En Zaragoza cada día son desahuciadas aproximadamente 4 casas.

Estas cifras macabras tienen nombres propios, son vecinos nuestros, compañeros de trabajo, el tendero de la esquina… Es el momento de plantar cara a la situación y pelear para que los de abajo no paguen la crisis generada por las vergonzantes ganancias de los de arriba. Esta sangría de desahucios han convertido este fenómeno en una de las caras más visibles de las consecuencias de la actual política económica, totalmente al servicio de “los mercados”, es decir, esclava de las grandes fortunas, de la banca y las multinacionales.

Pretenden hacernos culpables de las consecuencias de su crisis, nos dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades… ¿Son culpables los trabajadores y ciudadanos de creerse la propaganda anterior de que “todo va bien”? ¿Quién estimuló la especulación y animó a “invertir” los ahorros en viviendas? ¿Pretenden convertir a las víctimas en verdugos? Parece que así es.
Justicia para la familia de Juanjo

Y por eso estamos aquí, pidiendo tu solidaridad con un vecino de nuestra ciudad que ha decidido, como otros, plantar cara a la estafa que suponen actualmente los procesos de desahucio. Juanjo, trabajador de la construcción, ya perdió su vivienda habitual en Santa Isabel, donde su familia reside actualmente en otra casa. Juanjo se quedó en paro cuando explotó la crisis de la construcción, y además sufrió una estafa inmobiliaria cuando compró un piso  (que nunca le fue entregado) en una de las promociones en las que él trabajaba en Calatayud. Pese a que Juanjo ganó el juicio, la empresa promotora (en quiebra) aún le adeuda unos 70.000 euros. En total, la hipoteca de su vivienda habitual, así como el préstamo para la segunda vivienda -que nunca disfrutó-, ascendió a 322.000 euros. Su vivienda en Santa Isabel fue subastada por valor de 210.000 euros. Quedando una deuda pendiente con Ibercaja de 112.000 euros. Una cantidad a la que el afectado no puede hacer frente de ninguna de las maneras, ya que desde el comienzo de la crisis no ha disfrutado de un trabajo mínimamente estable. Situación extendida actualmente entre los trabajadores del sector de la construcción. Actualmente no le ha quedado otra que ganarse la vida trabajando en Suiza lejos de su familia y su gente.

Y ahora se enfrenta a que sus padres (pensionistas y residentes en Santiago de Compostela) pierdan su casa, ya que avalaron por valor de 50.000 euros la última refinanciación ofrecida por Ibercaja para agrupar la deuda de la familia. Ibercaja está reclamando al matrimonio pensionista 72.000 euros, incluyendo los gastos procesales y los intereses. Pese a que han intentado negociar, han ofrecido incluso un adelanto de 42.000 euros “al contado” -ofrecido por un familiar, han solicitado un pago fraccionado compatible con sus ingresos… Ibercaja pide la satisfacción al completo e inmediata de la deuda, aún a sabiendas de que esto empujará a una familia más a la calle -en su casa reside un hijo suyo en paro y dos nietos-.

Las entidades bancarias están aprovechando la injusta Ley Hipotecaria para convertir los desahucios en un negocio. Se pierde la vivienda, en ocasiones dos -mediante los avales- y además a los afectados les queda la deuda por pagar. Un negocio redondo, que esconde detrás una situación desagrable y difícil para cientos de miles de afectados. El caso de Juanjo y su familia, desgraciadamente, es sólo uno más.

No pedimos otra cosa que justicia. Que el desahucio y subasta de la vivienda de Juanjo en Santa Isabel, suponga la liquidación de la deuda proporcional a la misma; que Ibercaja detenga el desahucio de la vivienda de los padres de Juanjo, renunciando a ejecutar el aval. Reclamamos una negociación entre Ibercaja y el afectado para acordar una forma de pago de la deuda restante, seimpre de acuerdo a las posibilidades económicas de la familia.
Sí, se puede! Stop Desahucios!

Plataforma Solidaria de Actur y Parque Goya – Campaña Stop Desahucios
https://plataformasolidaria.wordpress.complataformasolidariacturpgoya@gmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicados de la Plataforma. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A Ibercaja no le importa la gente. ¡Justicia para la familia de Juanjo!

  1. Pingback: Jueves 27 de octubre. Acto pacífico de denuncia! Stop Desahucios! | Stop Desahucios Zaragoza

  2. Pingback: Nota de prensa. Ibercaja se compromete a buscar soluciones en el caso de Juanjo | Plataforma Solidaria de Actur y Parque Goya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s